Dos días después de la puesta en venta por parte de Apple del Nuevo iPhone 5S con autentificación por huella dactilar, el sistema ha sido puesto en duda por los hackers. Estos han probado los clásicos trucos del pasado para saltarse la seguridad de los lectores de huellas digitales y el dispositivo no ha pasado las pruebas.